Trump y la política exterior.. ¿Qué sigue?

Trump y la política exterior.. ¿Qué sigue?

Trump y la política exterior.. ¿Qué sigue?

Con un café en mano un cigarro, Michael Williams, ex-profesor del ITESM CSF y colaborador en el Departamento de Estado del gobierno de Barack Obama entre 2006 a 2012, decidió responder unas preguntas sobre el actual gobierno de su país. Como experto en relaciones internacionales, diplomacia y seguridad nacional, accedió a dar su punto de vista referente a la postura que ha tomado la nueva administración Republicana en Estados Unidos en cuanto a su relación con múltiples países tales como México, Israel, Irán y el conflicto en Siria. Durante los últimos meses, el presidente Donald J. Trump ha tomado posturas un tanto agresivas y discriminatorias en contra de mexicanos y musulmanes, emitiendo decretos presidenciales sobre migración, muros fronterizos y tratados ya existentes que ponen en tela de juicio la veracidad y empuje de la nación “más libre y liberal del mundo”.

El ex-profesor, y ahora amigo, nació en Tennessee, Estados Unidos. Desde su juventud comenzó a estar interesado en múltiples temas internacionales y de agenda pública nacional, enfocando sus estudios a esas ramas. En la Universidad de Harvard, donde realizó su maestría en seguridad internacional, comenzó a tener interés en ser parte del gobierno de su país con el entonces presidente Bush. Al terminar, fue llamado por el Departamento de Estado en la administración de Obama para realizar análisis referentes a temas de seguridad nacional con base en las posturas de los países considerados como enemigos por administraciones anteriores, siendo responsable de las propuestas dadas para pacificar conflictos como Iraq y Afganistán.

“Debemos entender que la política exterior de todos los países tiende a cambiar con base en el gobernante que esté en turno, y, aunque no creamos posible, el líder si define fuertemente la forma en la que las decisiones se toman en los gobiernos nacionales”. Esta fue una de las principales ideas de la entrevista y sobre lo que el catedrático basó los demás argumentos. Además, agregó, que es fundamental ver la forma en la cuál las relaciones del país se han desarrollado desde 2001. “El atentado de 2001 marcó la diferencia en cuanto a la relación de los Estados Unidos con países del Medio Oriente. La cercanía se rompió cuando el entonces presidente Bush los definió como eje del mal y señaló directamente como enemigos.” Para entender mejor la forma en la que EEUU reaccionó ante los ataques del 9/11, el internacionalista hizo referencia a que las decisiones de invadir y acusar a los gobiernos musulmanes de ser cómplices de terrorismo hacia occidente generó resentimiento hacia su país y aliados, haciendo más difícil una cercanía diplomática entre los miembros.

Al ser Obama presidente de Estados Unidos, se pretendió tener una postura menos agresiva hacia la región de Asia suroccidental, buscando pacificar los conflictos comenzados por acusaciones sin fundamentos hacia regímenes en la zona y un acercamiento - en ciertos aspectos - con los denominados “enemigos”. Williams comentó que fue imperante terminar las guerras con Iraq y Afganistán para comenzar a ser vistos no sólo como enemigos, sino como piezas clave para la estabilidad en la región. Además, agregó, que eso ayudó al demócrata a mantener su influencia tanto nacional como internacional, al detener conflictos que, a vista de muchos, terminaron al momento de encontrar a los culpables.

Sin embargo, como dijo el profesor de globalización, “cuando Donald J. Trump fue electo como presidente, todos sabíamos que las cosas iban a cambiar. Se eligió a un empresario para manejar al país más importante del mundo, y no es cuestión de capacidad, sino de conocimiento y experiencia.”. En enero, al firmar los decretos presidenciales que discriminaban y limitaban el acceso a personas de seis países de origen musulmán, decidió demostrar su política radical en contra de las personas de Irán, Somalia, Sudán, Siria, Yemen y Libia. Esto sin contar su postura agresiva en contra de los mexicanos, demostrándola por medio del “muro” que planea construir lo antes posible.

Lo importante, dijo Michael, no es lo que diga, sino lo que puede llegar a hacer. Su convicción (de Trump) está centrada en la posibilidad de llevar a cabo y cumplir sus deseos para hacer América la mejor. El presidente buscará por todos los medios posicionar a EEUU como el país más fuerte y que todos vuelvan, de alguna manera, a temerle para pensar dos veces sus decisiones cuando sea que le involucren. Trump, en ese sentido, está jugando sus cartas para evidenciar nuevamente al enemigo sin importarle los logros que se han obtenido en administraciones anteriores. En este caso, el profesor hizo referencia al tratado con Irán sobre energía nuclear, la relación con Rusia y el involucramiento en el conflicto Sirio, por mencionar algunos. Además, agregó, que se está apostando a tener un impacto directo y rápido en la política interna del país, para asegurar al electorado con las múltiples promesas hechas por el entonces candidato y ahora presidente.

Al momento de preguntarle por su opinión personal sobre estas decisiones, el ex-funcionario no hizo más que sonreír, con ese carisma que le caracteriza, y decir que el tiempo demostrará el futuro de las decisiones tomadas hoy en día. Pero que, para cualquier escenario, EEUU deberá prepararse para mantenerse firme. Ya fuera por el crecimiento y posicionamiento de Rusia, o por el sobre-poder que pueda obtener. Tenemos que prepararnos para la nueva estructura mundial, y ahí, Trump deberá tomar decisiones con base en las acciones que ha dado hasta el día de hoy.

Es importante comprender la importancia de la estabilidad mundial con base en las decisiones tomadas por una persona. Es aún más imperante visualizar que, lo que pase hoy, afectará directamente mañana a la relación de EEUU con otros países y la percepción de los mismos sobre la potencia. ¿Es en realidad el momento de aislar a quienes se había acercado para señalarlos como el enemigo? ¿Estará listo el presidente para afrontar los retos de un mundo tan realista y que busca mantener cierto poder? Definitivamente son preguntas que nos responderemos mientras pasen los días, más debemos empezar a tomar en cuenta todos los escenarios posibles para lo que pueda seguir.


La Embajada de Estados Unidos en México, una encrucijada sobre el provenir.

Entrevista a Michael Williams el 28 de marzo de 2017
Imagen obtenida en https://www.nytimes.com/es/2016/11/09/donald-trump-mexico-elecciones-vecinos-distantes-de-nuevo/

Related Articles

Close