México es ahora: ¿Tenemos un pueblo contento?

México es ahora: ¿Tenemos un pueblo contento?

El pasado 20 de Marzo se celebró el Día Internacional de la Felicidad que, desde 2013, las Naciones Unidas han celebrado como reconocimiento del importante papel que desempeña la felicidad en la vida de las personas de todo el mundo.

En 2015 las Naciones Unidas lanzaron los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible que pretenden poner fin a la pobreza, reducir la desigualdad y proteger nuestro planeta, tres aspectos primordiales que contribuyen a garantizar el bienestar y la felicidad.

Esto no significa que celebrar este día se trate sólo de compartir imágenes con frases inspiradoras a través de nuestras redes sociales. Se trata, más bien, de cuestionarnos si en verdad somos felices o si México tiene un pueblo contento.

¿Qué es la felicidad? Para muchos es sólo un sentimiento, un estado de ánimo, o una etapa de la vida que nos provee ciertas experiencias. Para otros, como José Ortega y Gasset, la felicidad se configura cuando coinciden “la vida proyectada” y “la vida efectiva”. Es decir, cuando confluye lo que deseamos ser con lo que somos en realidad.

O habrá quienes, como Nietzsche, pensaban que vivir plácidamente y sin ninguna preocupación es un deseo propio de las personas mediocres, que no le otorgan mayor valor a la vida.

Sin duda alguna se trata de una reflexión filosófica e introspectiva, en donde las respuestas son infinitas, y pocas carecen de rollos existencialistas, o bien son simplistas y responden que se es o no es.

Existen estudios que indican lo contrario: la Felicidad puede no sólo ser un estado, sino un modo de vida. Así parece demostrarlo el nuevo Informe Mundial de la Felicidad 2017, que analizó a 155 países en relación con sus habitantes y la Felicidad.

En dicho informe se realizó un ranking entre los países más y menos felices. En el primer puesto se encuentra Noruega como el país más feliz del mundo. Las variables como la confianza en el gobierno, la igualdad entre las personas, el sentido de comunidad y unión, y la prosperidad económica, fueron las claves para la felicidad de los habitantes.

Pareciera que los países escandinavos están de moda. Por ejemplo, los daneses son citados a menudo como los ciudadanos más felices del mundo; los suecos, como los menos corruptos; los noruegos e islandeses como los máximos defensores de los derechos de la mujer. Por no hablar de la excelencia educativa de la que gozan los finlandeses.

Respecto a Latinoamérica, el primer país en el ranking es Chile, que se encuentra en el puesto número 20. Y aunque ustedes no lo crean, México es también un país feliz: en este ranking ocupa el puesto número 25 de 155 países. ¿Sorprendidos?

Al parecer somos una sociedad feliz, pero bien sabemos que vivimos con un hartazgo político, económico y también social. Es común que digamos entre  nosotros, “así somos los mexicanos, bien valemadristas”. ¿Lo somos?

Hay que saber diferenciar entre el valemadrismo y la apatía de participar. Quiero creer que la mayoría se cansa de no ver cambios y prefiere deslindarse de cuestiones que aquejan al país. Pero muchos otros son cínicos, asumen la vida como un vaivén y toman decisiones muy a la ligera.

Cómo ser felices viviendo con gente que piensa de la siguiente forma:

  • El que no tranza no avanza
  • Yo chingo n’amás tantito
  • Yo violo las leyes por una buena causa, es que la Constitución ya no se llama así, ahora es la Prostitución, porque todos la violan.
  • Tirar basura en la calle (de todos modos ya hay un chingo)
  • Llegar tarde a una cita (sí como no, ni que fueras inglés, tiempo es lo que sobra).
  • Ir a 20 en el carril de alta, me vale madre, yo no llevo prisa, pásenle por donde puedan (y luego me hago el indignado porque me rebasaron por la derecha)

Podremos aparecer el el lugar número 25 del ranking, pero no estoy de acuerdo que todos vivamos satisfechos. Podremos ser fiesteros (otro síntoma de bloquear nuestra realidad), pero vivimos en continua preocupación.

¿Has sido hombre y por equivocación te has subido al vagón de “sólo para mujeres y niños”? ¿Has temido salir a la esquina de tu casa, porque traes minifalda? ¿Has sido peatón y una bicicleta ha estado a punto de atropellarte en sentido contrario? ¿Has ido a marchas y la gente sólo se burla de ti porque piensan que no sirven para nada?

En fin, los malestares son muchos y pocas ganas tengo de desvalorizar este gran Día Internacional de la Felicidad que nos recuerda que la felicidad no es algo que permanece, sino se construye de acuerdo a la satisfacción que tengamos en nuestras vidas.
Finalmente los invito a lo siguiente: sean felices. ¿Qué necesitas? Vivir en armonía sin dañar a tus iguales. Que no decida por nosotros un ranking internacional qué tan satisfechos estamos, nosotros decidimos qué tanto lo estamos como una sociedad unida.

Anahí Alvear
Anahí es Licenciada en Comunicación en la Facultad de Estudios Superiores Acatlán UNAM. Es Community Manager de la Agencia Investigación y Desarrollo. Ha colaborado como Coordinadora General en Agencias de Investigación enfocadas al campo cultural. Es apasionada al cine, a las letras, a la ilustración, adicta a la música , idealista, amante de la cultura, sentipensante y creyente en la transformación social.
Twitter

Referencias:

Related Articles

Close